Mayo 2013. Consejos sobre el Picudo Rojo

lunes 20 de mayo, 2013

 PICUDO ROJO EN PALMERAS, a continuación se detallan algunos consejos relativos a la detección y tratamiento contra el picudo rojo.

 

Como sabemos el  picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus) es una especiede coleópterocurculionoideo, originario del Asiatropical. La plaga apareció por vez primera en España en 1994, y más concretamente en Almuñécar. Tanto aquella vez como en las posteriores introducciones en diversos puntos de Andalucíaoriental, Murciay la Comunidad Valenciana, ha llegado a través de palmeras infectadas procedentes de Egiptou otros países del norte de África.

El picudo es un gorgojode gran tamaño, entre dos y cinco centímetros. Su color rojizo ferruginoso lo hace inconfundible. La larva perfora galerías de más de un metro de longitud en los troncos de las plantas (sus plantas hospedantes son el Cocos nucifera (cocotero) y otras palmeras, en especial Elaeis guineensis (palmera del aceite) y el género Phoenix, entre ellas Phoenix canariensis(palmera canaria) y Phoenix dactylifera(palmera datilera)). Las plantas, cuando se ven afectadas por la plaga, sufren amarilleamiento y marchitamiento, pudiendo llegar a producirse la muerte del pie afectado. El control de esta plaga es complicado y por el momento, a falta de método seguro, se procede a la eliminación de los pies afectados y los que se sospecha pudieran estarlo, para evitar la propagación del insecto.[]

 

 • ¿Cuáles son los síntomas de ataque del picudo rojo de las palmeras?

La identificación precoz de los síntomas de ataque de Rhynchophorus ferrugineus en las palmeras, requiere del control visual de todos los ejemplares sensibles.

En el caso de Phoenix canariensis el daño se localiza principalmente en la cabeza o corona de la palmera, por lo que se observará si hay

  • Hojas externas caídas, con señales evidentes de desgarros a nivel de la inserción en el tronco.
  • Un desplome general de la corona de hojas.
  • Aspecto ligeramente decaído de las hojas más tiernas del penacho central (el palmito), adquiriendo una coloración que va del amarillo al pardo rojizo.
  • Orificios en el corte de la corona.
  • Restos de pupas (capullos) entre las hojas.
  • Retorcimiento de las hojas en las axilas.
  • Foliolos comidos.
  • Raquis comido y/o tronchado.
  • Restos de fibras

  

En el caso de Phoenix dactylifera, el daño se localiza principalmente en la base de la misma, en la zona donde se encuentran los hijuelos y en el tronco, por lo que se observará si hay:

  1. Exudación de color rojizo o negro y restos de fibra que pueden aparecer en el fuste de los ejemplares afectados.
  2. Hijuelos con hojas comidas.
  3. Pupas y orificios al levantar algunas de las axilas de las hojas que quedan pegadas al tronco.

 

¿Qué puedo hacer si detecto síntomas de picudo en una palmera de mi propiedad?

Una vez haya detectado síntomas de ataque de Rhynchophorus, anteriormente citados, deberá:

1. Ponerse en contacto con el Departamento de Parques y Jardines de su Ayuntamiento o con la Delegación Provincial de Agricultura y Pesca que corresponda, para el asesoramiento del estado de su palmera y de la estrategia de control que debe seguir.

2. Una vez diagnosticada su palmera:

• En el caso que ésta, presente los primeros síntomas, se recomienda que se realicen tratamientos curativos con las materias activas autorizadas y/o nematodos entomopatógenos ó otras técnicas apropiadas como el saneamiento.

• Si el estado fitosanitario de su palmera es irreversible, tiene la obligación de eliminar la palmera para evitar la dispersión de la plaga.

3. Una vez cortada la palmera, los restos de la palmera serán triturados in situ. En el caso de que no puedan ser triturados in situ, serán depositados en el vehículo destinado al transporte, aplicándole un nuevo tratamiento fitosanitario con un producto que actúe por contacto.

4. En el transporte, los restos deberán ir protegidos por una lona o una malla que evite el riesgo de propagación de la plaga.

5. Depositar los restos en vertederos, o en industrias que las destruyan mediante trituración o las valoricen mediante compostaje, usos bioenergéticos u otros, siempre que se garantice la eliminación eficaz de posibles reservorios de plaga que pudieran existir en dicho material. Es muy importante que reciban un tratamiento adecuado de forma urgente.

O bien, enterramiento de restos de la palmera.

• En el caso que sea excesiva la distancia a los vertederos, se procederá al enterramiento de los restos de la palmera.
• Se depositarán todos los restos en una zanja de al menos 2 metros de profundidad, se les dará un tratamiento fitosanitario (de acción por contacto) y se enterrará con materiales compactables. A ser posible se apisonará el enterramiento.

 

¿Cómo debo realizar las labores de poda para que no supongan un riesgo fitosanitario?

En las podas de palmeras, se tendrá en cuenta:

  1. Solo podar las hojas secas.
  2. Se recomienda no cepillar los estípites o troncos de las palmeras sensibles.
  3. En el caso de que sea necesario por motivos de seguridad ciudadana, el corte de hojas verdes, la cicatriz se tratará con aceite mineral y posteriormente se aplicará un mastic de poda.
  4. Los cortes deberán ser siempre limpios y no deberán provocar desgarros.
  5. En las especies más sensibles (Phoenix spp.) éstas labores solo se ejecutarán en los meses de noviembre a febrero, seguido de un tratamiento preventivo.
  6. Los restos de poda deberán transportarse tapados con material plástico o similar hasta el vertedero autorizado sino pueden ser triturados in situ.

 

¿Cómo debo eliminar las palmeras afectadas que no se puedan recuperar?

Aquellas palmeras infestadas, que no puedan ser sometidas a controles fitosanitarios que eviten la dispersión de la plaga, deberán eliminarse siguiendo los siguientes pasos:

1. Protección y aislamiento de la zona. Extender un plástico a nivel del suelo y por los alrededores de la palmera con el fin de recoger todos los restos que puedan caer durante el proceso de arranque.

2. Eliminación de las hojas. Se procede a la eliminación de todas las hojas con el uso de herramientas de corte o motosierra. Tanto las hojas como otros restos vegetales, deberán ser triturados in situ o en su defecto pulverizados con un tratamiento fitosanitario, autorizado a tal fin, y empaquetados en plásticos.

3. Corte de la corona y estípite. Aplicación de un tratamiento fitosanitario por toda la corona resultante de la eliminación de hojas. Se podrá envolver con un plástico la cabeza de la palmera. Dicho plástico deberá tener un espesor superior a 200 galgas, siempre que sea posible, con objeto de impedir la salida de adultos o la caída de pupas.
Separación de la corona del estípite con una motosierra. El estípite se podrá mantener si no se constata afectación, sellando el corte con mástic o pintura asfáltica con insecticida; o bien, podrá cortarse por la zona más cercana al nivel del suelo. Se troceará el mismo en función de su altura y ubicación. El tocón resultante se le sellará con mástic o pintura asfáltica.

4. Limpieza de la zona y transporte. Todos los restos de la tala de la palmera serán depositados en el volquete o cajón del vehículo destinado al transporte, aplicándole un nuevo tratamiento fitosanitario. Se recogerán todos los restos del suelo, mediante cepillado o rastrillado. En el transporte, los restos deberán ir protegidos por una lona o una malla que evite el riego de propagación de la plaga. Al finalizar la operación se desinfectarán las herramientas y el camión con solución desinfectante.

5. Depositar el material y restos de poda en vertederos o en industrias que las destruyanurgentemente mediante trituración, para compostaje o usos bioenergéticos.

6. Enterramiento de restos de la palmera. En el caso que sea excesiva la distancia a los vertederos, se procederá al enterramiento de los restos de la palmera. Se depositarán todos los restos en una zanja de al menos 2 metros de profundidad, se les dará un tratamiento fitosanitario (acción por contacto) y se enterrará con materiales compactables. A ser posible se apisonará el enterramiento.

 

¿Qué tratamientos fitosanitarios se recomiendan para el control del picudo rojo de las palmeras?

Aquellos ejemplares sin síntomas aparentes localizados en el interior de zonas demarcadas deberán someter a un tratamiento fitosanitario, siguiendo las indicaciones siguientes:

1. Localización:Los tratamientos se dirigirán a la corona de las hojas de las palmeras y cambiando cuando sea necesario la posición del chorro, con el fin de garantizar que el producto llegue a toda la planta o por otro sistema autorizado.

2. Periodicidad:Estará en función de la persistencia del insecticida utilizado, recomendándose una cadencia máxima de 45 días. Efectuar los tratamientos, principalmente, desde primavera a otoño

3. Requisitos:Los tratamientos han de ser efectuados por empresas autorizadas y personal con el carné de manipulador y productos fitosanitarios, según corresponda.

4. Productos:Se emplearán los formulados que actualmente están específicamente autorizados en el Registro Oficial de Productos Fitosanitarios para el control deRhynchophorus ferrugineus.

5. Endoterapia (inyecciones al tronco):aplicadas por personal especializado que esté en posesión del carné de aplicador de fitosanitarios correspondiente.


 

¿Quién puede realizar los tratamientos fitosanitarios?

La persona que realice los tratamientos fitosanitarios debe tener la formación y cualificación suficiente, y debe estar en posesión del carné de aplicador de fitosanitarios necesario.

 

ZOVECOcuenta con amplia experiencia en la realización de los tratamientos fitosanitarios y de poda, en el caso de ejemplares afectados por el picudo rojo.

Subir
Marketing Online nlocal